El secreto de la motivación está en tus objetivos
04/01/2016

El secreto de la motivación está en tus objetivos

Identificar tus objetivos

 

Comprender e interiorizar lo que queremos hacer en nuestra vida es lo que nos permite estar entusiasmados en nuestro día a día. Tener claro que tenemos que ser agradecidos y estar enfocados a conseguir lo que nos proponemos.

 

Trabajar en equipo, liderar un equipo básicamente implica conocer de dónde proviene su motivación –el por qué- y ayudarlo a conseguir objetivos alcanzables, facilitando su éxito. La inspiración es fundamental. Los humanos nos inspiramos por referentes, es decir, valoramos ciertas aptitudes y habilidades por las que lucharemos porque representan un referente. Establecer altos estándares de calidad hará que el equipo suba de nivel y proponga unos objetivos mucho más ambiciosos.

 

Sé el mejor, no el más grande

Pon toda tu atención en la construcción del mejor equipo, no del equipo más grande. Muchas personas piensan que el crecimiento es lo más importante, pero ese enfoque es erróneo o al menos no funciona siempre. No se trata de contar más personas sino de poder contar con ellas por que dan valor a tu compañía. Formar a personas y hacer que den un paso más en su carrera profesional en ventas, hará que tu compañía mejore en muchos aspectos, incluido el humano.

El progreso no significa perfección

No debemos apuntarnos a ser perfectos. A veces, progresar rápido no significa ser mejor profesional. Con el tiempo, las pequeñas mejoras del día a día marcan la diferencia a largo plazo. Incluso el fracaso es progreso si estamos aprendiendo de esta experiencia.

El trabajo duro tiene su recompensa

Cuando estamos liderando una compañía tenemos que ser los más trabajadores, estableciendo los más altos estándares de calidad. Las balanzas solo se equilibran si trabajamos duro día a día. Existe una diferencia clave entre ser eficaz y ser eficiente. Las personas eficientes parecen siempre ocupadas –pertenece a cada uno saber lo que realmente nos ocupa más o menos tiempo. Tener claro que todos los esfuerzos van dirigidos a conseguir algo importante para nosotros mismos, no dará la motivación necesaria para tirar hacia adelante.