Los cinco beneficios de ser embajador de una marca
16/02/2016

Los cinco beneficios de ser embajador de una marca

Tanto si eres un Nuevo embajador de una marca, o tienes un poco de experiencia en el marketing directo, puede haber aspectos que nunca hayas considerado. Para darle una imagen más completa de lo que realmente significa representar un producto ante los clientes, un servicio o una campaña de una ONG a través del método face-to-face, es importante que recordemos los beneficios que existen.

1. El factor “sentirse bien”

Ser embajador de una marca puede aportarte una gran sensación reconfortante. Conseguir nuevos socios o donantes para las causas que representas es ya un logo en sí mismo, pero más allá de esto, debes tomar consciencia teniendo claro que tu trabajo diario beneficia a muchas personas. Tienes el potencial de dar a la gente.

Estarás ayudando a importantes ONG a conseguir donantes de calidad y a largo plazo para hacer que sus proyectos tiren hacia adelante, o ofrecerás productos directamente a los consumidores que marcarán la diferencia en sus vidas.

Por ejemplo, puedes ser embajador de un servicio que ayuda a las personas a ahorrar dinero en sus factures energéticas o dando información sobre servicios a domicilio que pueden ahorrarles tiempo y esfuerzo, mientras reciben a casa una variada gama de productos saludables. Es fantástico saber que las interacciones personales que aporta el método face-to-face hacen sentir bien a las personas.

2. Una gran inyección de confianza

No tienes por qué ser una persona con una fuerte personalidad para forjar una carrera profesional en el sector del marketing directo, al contrario de lo que muchos puedan pensar. Uno de los principales beneficios de este trabajo es que cuanto más lo haces, más aumenta tu confianza y estás más seguro de ti mismo.

Este tipo de trabajo, te ofrece la oportunidad perfecta para desarrollar tus habilidades interpersonales y de comunicación. Por tanto, si decides empezar una carrera profesional a largo plazo en el sector de la venta directa, irás adquiriendo nuevas habilidades a medida que vayas viviendo experiencia en el terreno. 

 

3. Progresas a tu propio ritmo

En muchos campos profesionales, el ritmo de una carrera profesional lo marca un jefe o el responsable de tu departamento. Ellos son los que te dan las oportunidades para progresar y promocionarte. Como profesional autónomo independiente, esto no va a pasarte –tú decides cómo y cuánto quieres crecer. Tú eres el que marca tu propio ritmo.

Como embajador de marca, puedes optar por desarrollar un Programa de Negocio, que te da la oportunidad de formar a nuevos profesionales autónomos y ayudarles a conocer el producto o causa que van a representar. Este programa también te ayudará a desarrollar una estructura organizativa que culminarás con la creación de tu propia Compañía de Marketing.

 

4. Conocerás personas increíbles

El método de marketing face-to-face puede verse desde fuera como un tipo de trabajo solitario, pero en realidad es una forma fantástica de conocer personas nuevas. La interacción social es básica y constante, potenciales clientes y donantes que tendrás la oportunidad de conocer. Además de forjar relaciones con los demás profesionales autónomos embajadores de las mismas marcas u ONG. 

5. Estar siempre activo

 

Un buen embajador está siempre en movimiento. Si lo de sentarse en una oficina durante ocho horas al día no es lo tuyo, convertirte en embajador de un cliente o una causa aún va a parecerte más emocionante. Olvídate del gimnasio: conocerás la ciudad en tus propios zapatos y estarás siempre activo.